23 marzo 2011

Fetichismo chic en Louis Vuitton

Marc Jacobs insufla un aire de vicio y perversión a una colección delicada e hiperfemenina


Después de todo el lío generado por el conocido como Gallianogate en el mundillo, LVMH tenía la oportunidad perfecta para salir triunfal de esta Semana de la Moda «horribilis» y dejar un regusto a moda, a lujo y a exclusividad.
La oportunidad la tenía hoy Louis Vuitton, la otra gran joya de la corona del grupo de lujo francés, y la firma ha salido triunfal gracias al talento y buen hacer de su diseñador estrella, Marc Jacobs.
La pasarela, convertida en un hall de un glamouroso hotel (ascensores y botones incluídos), ha sido el escenario para un derroche de fetichismo y lujuria. Cigarrillos, máscaras, corsés,
transparencias, medias sin liguero, botas «dominatrix» y gorras de chófer que resultaban más sexys aún en la piel de supermodelos de hoy y de siempre, desde la número uno Kate Moss, a leyendas como Naomi Campbell, Amber Valletta, Karolina Kurkova, Carolyn Murphy, Mariacarla Boscono o Natasha Poly.
La puesta en escena se agradece, y más aún la colección de Jacobs, sensual y coherente, para la próxima temporada. Vestidos «lady» con cuellos babero se mezclan con una serie de piezas, en cuero troquelado, que van desde los «coulottes» a los vestidos de día, pantalones bombacho o chaquetas. Los abrigos se convierten en objetos de deseo, con aplicaciones en forma de flores o de pelo rizado con corsés.

Pero además, Louis Vuitton ha lucido lo que más rentable hace a la marca, los complementos: Una serie de referencias inocentes y delicadas que juegan con toques perversos y viciosos. Gorras, esposas como pulseras, guantes de servicio, una extensa serie de bolsos (de mano o de tamaño shopping, con alguna licencia puntual a la logomanía), botas «fetish» altas acordonadas, sandalias-bota hipersexys, zapatos de tacón de niña bien y, las más divertidas de todas, las katiuskas de tacón. Seguro que más de una «celebrity» ya las está encargando.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada